A topnotch WordPress.com site

Biografía Magdalena Rosa Herrera Pedrol de Pezet 

 

Magdalena Herrera Pedrol de Pezet 1943 

Sus raíces coclesanas.  Magdalena Herrera de Pezet (educadora, periodista, historiadora, escritora) nació en Penonomé, provincia de Coclé, República de Panamá el 9 de junio de 1890. Fue la primogénita del educador Ángel María Herrera Tuñón y Tomasita Pedrol Navas de Herrera.  Era prima hermana de Isabelita Herrera, cuyo nombre lleva la Escuela Profesional Isabel Herrera Obaldía, asidua visitante a la casa de Penonomé, e hija del también educador penonomeño, Abelardo Herrera.  Magdalena falleció a los cien años en la ciudad de Panamá el 5 de enero de 1991, rodeada de cuatro hijos, once nietos, veintidós biznietos y una tataranieta, habiendo cumplido 100 años con buena salud y mente muy clara.

Celebracion de sus setenta y cinco años

Su infancia.   Aprendió a leer, a escribir y a conjugar verbos, bajo la tutoría de su padre y cultivó el gusto a la lectura en la afamada biblioteca del Sr. Herrera.  A los seis años fue internada en el colegio de Marina Ucros.  En 1903 ingresa al internado del Colegio Privado – en la ciudad de Panama – regentado por las hermanas pedagogas colombianas, las señoritas Matilde y Rosa Rubiano.   Estando allí recibe notificación del fusilamiento de Victoriano Lorenzo, quien había causado estragos a su familia de tendencia conservadora durante la Guerra de los Mil Días.  Luego obtuvo beca que le permitió ingresar en la Escuela Normal de Señoritas.   Al obtener su diploma de maestra en la Escuela Normal de Institutoras, ingresa al Magisterio Nacional (1907).

Experiencia laboral.  Fue designada Directora de la Escuela de Penonomé, su ciudad natal, a la corta edad de 17 años.  En 1910 fue trasladada con el mismo cargo a la Escuela de la ciudad de Chorrera.   Vuelve al magisterio en 1916 hasta 1946. Durante ese período tuvo varios cargos, entre los que se encuentran: Directora de la Escuelas de Aguadulce, de Varones de Penonomé, República de Chile de Panamá y de la Escuela Anexa del Instituto Nacional.  En 1934 gana en concurso la cátedra de historia de los colegios secundarios de la capital y de la Escuela Normal de Institutoras, bajo la rectoría de la educadora Esther Neira de Calvo. También tuvo a su cargo la misma cátedra en el Liceo de Señoritas, dirigido también por Esther Neira de Calvo y la Escuela Profesional, cuando estaba orientada por las educadoras Isabel Herrera Obaldía y Otilia Jiménez.

Vida familiar.  El 23 de febrero de 1908 contrajo matrimonio con el caballero Ricardo Pezet Arosemena, oriundo de Natá de los Caballeros, hijo de Julián Pezet López de Penonomé y de la natariega Felicidad Arosemena de la Cruz.    De 13 hermanos de ese matrimonio, solo sobrevivieron tres:   Ricardo, José y Julia Pezet Arosemena.  Del matrimonio de Magdalena y Ricardo nacieron Lesbia (1909), Felicidad (1911), Eleonora (1913) y Ricardo (1921).     Su esposo Ricardo murió muy joven y Magdalena enviudó desde los 32 años.       De ahí en adelante los hombres que más influyeron  en su vida familiar fueron su padre Ángel María Herrera y su cuñado el Dr. José Pezet, ex presidente de la Republica y ex ministro de Educación.     Desde su infancia y durante toda la vida tuvo amistad muy estrecha con sus contemporáneas y coterráneas Conchita Tejeira de Román y Esther Neira de Calvo, todas mujeres distinguidas de su época.     Le encantaba la poesía, arte que dominó hasta sus últimos días, contando entre sus favoritas “Reír Llorando” de Juan de Dios Pesa, sobre el actor británico David Garrick.     Según Juana Oller de Mulford, Doña Magdalena escribió poemas (“Casita Blanca”, “El Rosal”, “Verdores”).  Con la familia compartía adivinanzas, entre las más recordadas aquella que dice: “¿Cómo se llama el liquido perlático de la gentil consorte del toro?”

Vida en comunidad.   Es responsable por la creación, en 1957, de la codiciada Medalla a la cultura Ángel María Herrera, que ya celebró sus bodas de oro, entregada anualmente al alumno graduando que reuna requisitos combinados de escolaridad, cultura y trabajo en la comunidad y que es el orgullo de la comunidad penonomeña.

Fue socia desde sus comienzos de la asociación cívica Damas Unidas Penonomeñas.    Fue socia activa de Acción Católica y la Liga Patriótica Femenina.

Obras: Después de su jubilación en 1946, doña Magda se dedica a las letras y es cuando publica la “Semblanza biográfica de Don Angel María Herrera”. Luego publica libros para lectura escolar, aprobados por el Ministerio de Educación para su uso en las escuelas del país: “Hacia la Luz” (para tercero y cuarto grado – 1949 siendo la novena edición en 1965) y “Camino Risueño” (para quinto y sexto grado en 1954).   Escribió 175 artículos que fueron publicados en cada uno los ejemplares de la revista “Tierra y Dos Mares”, durante 14 años, 1960-1974.   Estos artículos fueron posteriormente compilados en el libro “Inspiraciones de una Educadora Penonomeña” editado por Eleonora Pezet de Scott y Norita Scott-Pezet, publicado en 1991.   También publicó artículos en las revistas “Lotería”, “Iris”, “Épocas” y en el periódico La Estrella de Panamá.    Participó activamente en programas de radio.

Su prosa era lírica y sus temas – sobre la patria, los valores cívicos, la juventud, la ciencia y la religión – demuestran un arcoíris de pensamientos e ideas que materializó con su pluma.

Honores.   La Dirección de Bellas Artes y Dirección de la Biblioteca Nacional concedieron a Doña Magdalena, DIPLOMA DE HONOR, durante la Semana del Libro de 1955, por sus meritorias obras “Hacia la Luz” y “Camino Risueño”.   En 1961 las Damas Unidas Penonomeñas le rindieron homenaje, imponiéndole la Medalla de Honor al Merito.

(Fuentes: Oller de Mulford, Juana. “Valores femeninos panameños” / Juana Oller de Mulford. –Panamá: 1978. — 248p. (Actualizado por César Del Vasto 10/5/06); ‘Cien Años de Luz’ por Sydia Candanedo de Zúñiga, La Prensa 9 de junio de 1990; discurso de la Profesora Edelmira Ramírez de Tatis,  en la presentación de “Inspiraciones de una Educadora Penonomeña” en la Academia Panameña de la Lengua, Abril 30 de 1992; Sharon Pringle en Panorama Católico, julio 2008 y su nieta Norita Scott-Pezet Junio de 2012.

Anexo 1.  Obituario, La Estrella de Panamá, Enero 8 de 1991.  “Con su fallecimiento se ha apagado en Panamá una vida que estuvo orientada hacia la cultura, la religiosidad, la filantropía, el nacionalismo y el bien común.  En sus mejores tiempos brilló como una estrella en el panorama nacional, y en su ancianidad era una reliquia de la sociedad panameña y punto de referencia de las cosas que enaltecen la existencia con el sello del espíritu (Paz y amor para su tumba)”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: